En 2002, Dean Oliver publicó un libro sobre baloncesto y estadística llamado Basketball on Paper. En él, diseccionaba el análisis numérico del deporte y se enfocaba en cuatro factores que eran claves para conseguir la victoria. Sin orden de importancia, los cuatro eran anotar eficientemente, proteger el balón en ataque, coger tantos rebotes como sea posible y conseguir ir a la línea de tiros libres el mayor número de ocasiones posibles. Según su teoría, dominando estas cuatro claves, un equipo dominaría el partido o incluso la temporada. 

Súscríbete a NBA League Pass y disfruta de tu prueba gratuita de 7 días

Curry Thompson Warriors Campeones como ganar la nba

Y convirtió los cuatro factores en cuatro estadísticas a analizar. Para la anotación se usaría el effective field goal percentage (eFG%), con las pérdidas se decidió utilizar el turnover percentage (TOV%), para el rebote en ataque recurrió al offensive rebound percentage (OREB%), y por último, free throw rate (FTr) para cuantificar el número de veces que un equipo iba a la línea de tiros libres. Todas ellas eran métricas que se medían en porcentajes, para que el ritmo de un equipo o los partidos con prórroga no supusieran grandes alteraciones en la estadística. Sonaba perfecto.

¿Pero son vigentes esos cuatro factores a día de hoy? Por poner un ejemplo, Golden State fue el segundo equipo con peor porcentaje de pérdidas de balón el pasado curso antes de ganar el anillo ante Boston, que no fue top-10 en ninguna de las cuatro categorías. En 2020 Miami fue uno de los diez peores equipos en TOV% y en OREB% pese a jugar las finales y si nos vamos un par de años antes, Cleveland fue el tercer equipo que peor reboteó en ataque, quedando una posición por delante de Golden State. Las finales ese 2018 fueron entre Warriors y Cavaliers.

Regístrate ahora en NBA ID

CARGANDO Crear cuenta